Amor en la Adolescencia

Manuel Fuentes Wendling

¿Existe en la relación de pareja riesgo de contagio de enfermedades venéreas?

 

   Las enfermedades venéreas generalmente se transmiten por vía del contacto sexual directo y pueden ser portadores positivos tanto el hombre como la mujer. Pero el contagio puede ocurrir también de manera indirecta, por accidente, a partir del contacto con ropas u objetos de una persona que está enferma o que fueron utilizados e infectados por una persona enferma. Las tazas de los baños suelen ser una potencial vía de contagio; las ropas de cama (sábanas, frazadas o cubrecamas) o las ropas de carácter íntimo.

   Entre las enfermedades venéreas más comunes se encuentra la sífilis, que está presente en las zonas húmedas -llagas o úlceras- de las personas afectadas. El contagio se produce, generalmente, por vía del contacto sexual entre una persona sana y una enferma. Sin embargo, en algunas oportunidades puede transmitirse por simple contacto bucal (a través del beso). A diferencia de otras enfermedades transmisibles, la sífilis no produce inmunidad en las personas que la han sufrido, por lo que luego de mejorar pueden contagiarse de nuevo. Además, la sífilis puede ser hereditaria.

   Otra enfermedad de este tipo es la gonorrea o blenorragia, una inflamación contagiosa de la uretra o conducto por donde se expele la orina. Se caracteriza por producir dolor, ardor y derrame mucupurulento. El contagio entre una persona sana y una enferma es, generalmente, por contacto sexual no descartándose la posibilidad de que suceda por vías indirectas.

   Sobre la base de los antecedentes antes entregados, en la relación de pareja adolescente es posible el riesgo de contagio de enfermedades venéreas sin que exista contacto sexual y sin necesidad que la persona enferma en la pareja se haya necesariamente contagiado al tener relaciones sexuales con una tercera persona.

   Dado que en el caso de las dos enfermedades ya referidas existe la posibilidad de transmisión indirecta, es factible contraerlas en un baño. Así, un adolescente sin haber tenido relaciones sexuales puede contagiar a su pareja a través de los besos o por vía de las caricias intimas, en tanto haya tocado con sus manos su propia zona afectada por la enfermedad.

   Es por eso que en la relación de pareja adolescente la higiene personal y el cuidado que se debe tener en materia de salud es muy importante, al igual que la comunicación abierta y sincera entre la pareja para conversar este tema.

   No debe olvidarse que este tipo de enfermedades transmisibles constituye una verdadera cadena social donde no sólo están en riesgo los directamente afectados sino que también aquellos que están a su alrededor -familiares, amigos, compañeros de clase o trabajo- con las consiguientes consecuencias que pueden llegar a grados máximos en la etapa adulta, como es la infertilidad y la transmisión hereditaria.

   Una recomendación válida para todos los adolescentes como tu es que, mantengan un control sobre la higiene bucal y de sus manos. Así los besos y caricias íntimas no se convertirán en una parte de la cadena de contagio de este tipo de enfermedades.

www.pololeos.com

 

Pregunta Anterior
Pregunta Siguiente