Amor en la Adolescencia

Manuel Fuentes Wendling

Si siento más atracción por una persona de mi mismo sexo que por otras del sexo opuesto, ¿es normal?

 

   Los médicos especialistas coinciden en señalar que una cantidad importante de personas heterosexuales ya adultas, es decir aquellas que sienten atracción erótica hacia el  sexo opuesto, se angustian porque en algún momento de sus vidas experimentaron fantasías, sueños, atracción o incluso contacto sexual con personas de su mismo sexo. Esto es relativamente frecuente, en especial en la adolescencia y no es indicativo de la homosexualidad del individuo.

   Por otra parte, es necesario diferenciar muy bien en esta edad en que tú estás los conceptos de "atracción" e "interés".

   Suele ser común que en los primeros años de la adolescencia surjan también las primeras amistades que bien pueden prolongarse hasta la edad adulta.

   Así, puede ocurrir que al comienzo de tu adolescencia, o durante ella, sientas interés o mayor interés por un amigo, si eres hombre, o por una amiga, si eres mujer, ya sea porque comparten intereses comunes, porque aspiran a lograr las mismas metas, porque en esa amistad encuentran realmente un grado de comprensión y afecto, porque hacen los mismos deportes o, finalmente, porque les gusta estudiar.

   Este fuerte lazo de amistad muchas veces hace que la relación de pareja con el sexo opuesto adquiera un carácter secundario. Y como ya lo he dicho en otra respuesta, si bien relacionarte sentimentalmente con alguien es un deseo natural que se expresa en la adolescencia, no es en caso alguno una obligación, y un adolescente - como ocurre - puede llegar a su edad adulta sin haberlo hecho nunca.

   Diferente es el fenómeno, que también puede ocurrir, de la atracción que un adolescente puede sentir por una persona del mismo sexo. Aquí el sentido que se le da a la palabra atracción implica un aspecto físico. Este fenómeno o situación puede tener su origen en una mezcla de amistad y efectiva atracción física, cuyo origen podría estar en la necesidad de afecto - para compensar la ausencia de afecto materno en la infancia -, lo que implica aspectos psicológicos y por tanto inestabilidad emocional, o bien en un temporal desequilibrio hormonal donde si bien por el natural desarrollo de esta edad ya ha surgido el deseo sexual no se ha definido en términos de masculinidad o femineidad.

   Finalmente, la medicina ha establecido que sin haberse alcanzado la maduración sexual física - que se logra en las pubertad - la identidad sexual no está completamente establecida, reconociéndose que en dicho período de maduración existe cierto impulso de identidad sexual ambigua, dentro de los límites de la sociedad, que se hace notar más en el sexo femenino que en el masculino".

www.pololeos.com

 

Pregunta Anterior
Pregunta Siguiente